Concepto de imagen

El concepto de la imagen más allá del significado

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Qué es imagen? ¿Cuáles son los componentes para construirla? ¿Cuál es la receta ideal para  tener una buena imagen? Estas son algunas de las muchas preguntas que se hacen cientos de personas en el mundo a diario.

Entendiendo que los significados son diversos y que dependen además de lo que haga en su día a día, lo importante es tratar de llegar a estas respuestas construyendo un significado que realmente haga clic en su cerebro.

Sé que puede llegar a ser transgresor el hecho de que invitemos a construir nuestros propios significados, pero en este caso al igual que la palabra imagen, adquiere el verdadero sentido cuando viene de adentro y no de un diccionario; depende en realidad, de lo que tú ves en el espejo.

Vayamos al inicio y a lo más íntimo de la palabra. La imagen es una construcción de significados, conceptos y vivencias de cada individuo que parten de ser buenas o malas según el contexto histórico, laboral y social en el que estemos. Por eso muchas veces nos vemos en conflicto cuando sentimos que la representación de una “buena imagen” o de lo “estético” o “bonito” no lo es para nosotros, pero no es para que se sienta mal o crea que sus gustos están equivocados, basta solo con ir al inicio y entender que así como el concepto de belleza, este también parte de las particularidades y lo singular.

Habrá escuchado alguna vez que lo de adentro es lo que cuenta. Bueno, muchas personas en el mundo ven esta afirmación como un simple concepto que busca disminuir el impacto de lo estético en el mundo. Hemos escuchado hablar de imagen interna y nos vemos enfrentados muchas veces a dos mundos que parecieran totalmente diferentes y conflictuados, sin embargo, el reto de la asesoría de imagen en el mundo moderno, sobre todo en estos tiempos de pandemia, la palabra vuelve a tomar sentido. Podemos decir entonces que sí, es verdad que lo que hay adentro es lo que cuenta, que es imposible hacer una construcción visual eterna de la nada, sin concepto o esencia.

Para que la afirmación anterior quede completamente clara, me gustaría hacer un ejercicio práctico que va a llevar su imaginación a entender de qué le hablo. Piense en una zanahoria. Según las características que tiene dicha verdura, cuántas preparaciones puede hacer; Seguramente venga a su cabeza el color naranja brillante con el que puede decorar sus platos, el sabor con el que puede agregar dulzor a sus preparaciones, la sensación crujiente que añadirá textura a sus creaciones… Hay cientos de características que le permiten hacerse una idea de la Zanahoria no solo en una faceta, sino en miles; y no le he hablado de todas las propiedades nutricionales que tiene y que de hecho es la más sutil de las características; pero qué pasa si llega a sus manos una “verdura” que por su forma puede inferir que es una zanahoria pero, no tiene color, olor, sabor ni la textura que acostumbra. Esto es la imagen, piense que todas esas características son lo “interno”, lo que hace que la zanahoria sea una zanahoria, de lo contrario solo es un intento de.

La imagen interna se construye a partir de todas las características que lo hacen ser quien es. Las vivencias, las historias, los lugares que ha visitado, lo que piensa y lo que realmente le gusta. Es por esto tan importante que el reconocimiento de la imagen y su significado partan de un conocimiento íntimo y personal de su contexto personal, social y laboral. Usted es único y por esto el concepto de belleza, imagen adecuada y espiritualidad que lo construyen son iguales.

Leave a Comment